Nunca ordinario, siempre extraordinario el verano en Nuevo León.